110 km/h para el Gobierno, 116 para el radar, 132 para la Benemérita

Agente de la Guardia Civil deteniendo un vehículo

(Novedades – Coches) Era previsible que la entrada en vigor de la normativa que limita el máximo de velocidad permitido en España a 110 kilómetros por hora iba a traer polémica, y no cabe duda de que así está siendo. Y ya no solo por las quejas de los conductores, que se hicieron manifiestas desde el momento mismo en que se anuncio la nueva regulación, sino por la forma un tanto desordenada en que se está aplicando.

Con un poco de suerte, un vehículo puede estar circulando a 132 kilómetros y no ser multado, mientras que otro, nada más rebasar el nuevo límite, puede tener que pagar la correspondiente multa de 100 euros para arriba, tal y como se ha denunciado desde la Benemérita a través de un comunicado de prensa emitido por la Unión de Oficiales de la Guardia Civil (UOGC), donde se denuncia que la norma de los 110 km/h está generando confusiones «entre los agentes de tráfico».

«Desde que la medida entró en vigor el pasado lunes, las escasas instrucciones respecto al funcionamiento operativo de los radares y la formulación de denuncias se han impartido de forma verbal y todas en el sentido de mantener los límites sancionadores vigentes con anterioridad. Es decir, como si la velocidad máxima siguiese siendo de 120 km/h, lo que implica que los radares salten y se denuncie al rebasar los 132 km/h», reza el texto.

La noticia se ha conocido poco después de que se supiera que los radares fijos no saltaban hasta que detectaban a un vehículo circulando a 116 kilómetros por hora (118 en el caso de los radares móviles), lo que ha terminado de convertir la nueva normativa en un baile de números que la mencionada nota de la UOGC resumía así: «Nos podemos encontrar con que haya conductores que son sancionados por rebasar los 116, otros al rebasar los 121 y otros los 132, lo que supone un trato discriminatorio, en función de la provincia por la que se circule».

Escrito por Jose Antonio Sojo el 10 marzo, 2011 | ningún comentario
, Sin categoría

Déjanos tu comentario