A Webber no le gustó recibir órdenes de equipo a falta de cinco vueltas

Mark Webber y Christian Horner hablan en el box de Red Bull, 2011

(Declaraciones – F1) El piloto australiano reconoció estar ‘cómodo’ con su comportamiento el domingo en Silverstone y entiende las órdenes de equipo, aunque no comprendió el recibiras a falta de cinco vueltas para el final. Asimismo, se mostró ‘positivo’ de cara a su futuro en Red Bull.

El piloto australiano de Red Bull Mark Webber aprovechó la oportunidad que le brinda el escribir una columna semanal en la BBC para dar su punto de vista sobre uno de los momentos más comentados del pasado Gran Premio de Gran Bretaña, en el que recibió órdenes de equipo para mantener la distancia respecto Sebastian Vettel, que se encontraba delante suyo. El equipo aludió después al temor de perder puntos en un hipotético accidente entre ambos en el momento que el aussie intentara adelantar al alemán.

Órdenes de equipo que esta temporada están permitidas, aunque Webber reconociera que no le gustó el momento en el que las recibió, ya que era el tramo final de la carrera. «Hice una carrera tan dura y justa como yo pensé que era posible, esforzándome para vencer a Seb. Lo tuve cerca en un par de ocasiones, pero no lo conseguí», explica el australiano, que reconoce que «fue una situación difícil, pero todavía me encuentro cómodo con lo que hice«.

Webber asegura que en ese momento se viven sensaciones contradictorias, ya que por un lado «quieres mejorar su posición independientemente de quien tienes delante», aunque considera que al ser «alguien del nivel de Sebastian» las ganas por superarlo son mayores, ya que «tienes que trabajar muy duro para adelantarlo». El equipo entonces le pidió mantener la distancia, pero asegura que no estaba preparado para ello, ya que «si hubiera retrocedido para mantener la distancia en tres segundos, como se me pidió, me habría sido más difícil dormir esa noche».

Eso sí, asegura que «sabía que iba en contra de los deseos del equipo». «Normalmente cuando compites y tratas de ganar una posición, te imaginas que todos estarían contento con ello«, prosigue el australiano, «pero ellos no lo estaban, y no porque no querían que terminara segundo, sino porque no querían que hubiera contacto. Desde la perspectiva del equipo, ésta sería su peor pesadilla», explica, debido al «gran esfuerzo» que mucha gente pone en los dos monoplazas.

En definitiva, entiende la existencia de órdenes de equipo para casos como estos, pero reconoce que «lo que hizo más difícil de aceptar fue que ocurriera al final de la carrera«. «A principios de una carrera, con mucho por delante, puedes ayudar a alguien que va más rápido por la estrategia que sigue o lo que sea», asegura, «pero cuando quedan cinco vueltas para el final no hay estrategia, sólo hay lucha directa«, subraya.

El piloto de 34 años considera que, teniendo en cuenta la preocupación del equipo por los 33 puntos que se hubieran puesto en juego -18 del segundo y 15 del tercero-, una opción hubiera sido un intercambio de posiciones, «ya que yo era más rápido«, pero señala que ni a él le gusta estas situaciones ni a Red Bull tampoco. «Debemos tener libertad al competir, pero teniendo en cuenta los mejores intereses para el equipo», expresa el aussie, que considera estar «convencido de que es lo que hubiera pasado en cualquier caso». En otras palabras, no cree que hubiera pasado lo mismo que en Turquía la pasada campaña, cuando al intentar Vettel superar a Webber ambos se chocaron y regalaron la victoria y el doblete a Lewis Hamilton y McLaren.

«Postivo» de cara a su futuro

El piloto reveló, también, que se reunió con Christian Horner al final de la carrera, en la que «ambos expusimos nuestros puntos de vista y creo que lo resolvimos respetando ambas perspectivas», explicó antes de comentar si lo vivido en Silverstone afectará a la decisión sobre su futuro.

Y la respuesta es muy clara: «El equipo y yo tenemos tiempo para tomar una decisión. Estamos hablando sobre la continuidad y en este momento es positivo», señaló. «Lo que ocurrió el domingo no ha puesto mi mundo al revés«, concluyó Webber, que sabe que cuenta con el beneplácito de Dietrich Mateschitz, el propietario de la marca de bebidas energéticas.

Escrito por Borja Igual el 15 julio, 2011 | ningún comentario
, Sin categoría

Déjanos tu comentario