Clos regresa al circuito donde se coronó campeón

Dani Clos, durante la calificación de la prueba de las GP2 Series en el Circuit de Catalunya

(GP2 Series – Monza 2010) El piloto catalán no faltará a la penúltima cita del año en Italia pese al accidente que sufrió en Bélgica.

El Autodromo Nazionale di Monza alberga este fin de semana la penúltima cita de las GP2 Series, última en terreno europeo antes de viajar el fin de semana del 14 de noviembre a Abu Dhabi. Dani Clos, piloto español del Racing Engineering, no faltará a la cita tras el accidente que sufrió en Bélgica hace quince días, ya que desde que recibió el alta médica sólo tuvo una cosa en mente: estar listo en Monza, donde espera cosechar buenos resultados que le permitan luchar por el subcampeonato en la ronda final. Ahora mismo 17 puntos le separan de Sergio Checo Pérez. Este fin de semana, además, la cita de las GP2 Series contará con la participación de Álvaro Parente y Brendon Hartley con la Scuderia Coloni, y la de Edoardo Piscopo con Trident Racing.

Monza es uno de los trazados más legendarios junto con el belga de Spa-Francorchamps, además, para Clos es uno de los más especiales, ya que fue en este trazado donde se convirtió campeón de la Fórmula Renault 2.0 Italia en 2006 gracias a sendas victorias en las dos mangas del fin de semana, por lo que arrasó en la cita decisiva. “Este es un circuito muy especial para mi, y del que tengo muchos y buenos recuerdos, así que espero sumar más de ellos este fin de semana. El accidente de Spa ya es solo un recuerdo, estoy casi al 100% y deseando subirme al coche“, manifestaba el piloto de Barcelona.

Tras venir haciendo una brillante temporada en la Formula Renault 2.0, tanto en la Eurocup como en la Italiana, el español no pudo empezar con buen pie tras calificar sexto hace cuatro años, pero dominó una carrera marcada por la lluvia, remontando hasta alcanzar la victoria con dos segundos de ventaja sobre Edoardo Piscopo. Los siguientes dos años participó en las F3Euroseries, por lo que no visitó el Templo de la Velocidad. La pasada temporada la lluvia de la primera manga daño su motor, por lo que en la segunda carrera salió a pista con un motor nuevo. Tras hacer una buena salida y situarse décimo, recibió el impacto de otro piloto que dejó al catalán dando vueltas de campana.

“El circuito de Monza es uno de los más míticos que hay en el campeonato, a la vez que también es uno de los más sencillos. Esta pista es en la que se coge la velocidad más alta, en la recta más larga los GP2 llegamos a unos 330km/h. Aquí, tanto los F1 como nosotros tenemos que rodar con el nivel aerodinámico muy bajo y eso nos dificulta mucho a la hora de frenar, ya que el coche es inestable por la poca carga aerodinámica que tenemos”, comenta Clos sobre el trazado de la Lombardía.

“Una de las partes más especiales es la zona de Lesmo, dos curvas de derecha en las que llegas muy rápido y tienes que dejar correr el coche en el centro de la curva. Otra a destacar sería la chicane de Ascari, una curva que haces a fondo, solo tienes que dar un golpe fuerte al freno en la entrada, y pisar a fondo en el centro”, prosigue el catalán. “Otras curva mítica es la Parabolica, siempre es muy importante ya que luego viene la recta principal, donde tienes que aprovechar cada kilómetro por hora y poder coger las velocidades más altas”, concluye Dani Clos.

Consulta la clasificación y el calendario de la competición:

Déjanos tu comentario