El Gran Premio de la calculadora

Inicio del Gran Premio de Brasil 2010

(Previa – GP Abu Dhabi 2010) Última carrera de la temporada, el Mundial por decidirse, cuatro pilotos en la lucha por el título y muchas opciones posibles para la resolución del campeonato. Sin duda, la emoción y la calculadora van a ir de la mano este fin de semana.

Si Fernando Alonso termina sexto, Mark Webber tercero y Sebastian Vettel segundo el asturiano será campeón. Pero si es quinto y gana Vettel, el alemán se llevará el título. Pero si el de Ferrari abandona, Webber es sexto, Vettel acaba tercero y Lewis Hamilton gana, el británico podrá decir que es bicampeón. Estas solo son tres de las múltiples situaciones que se pueden dar el próximo domingo en el Circuito de Yas Marina. Tantas, que Stefano Domenicali, Christian Horner y Martin Whitmarsh, los jefes de Ferrari, Red Bull y McLaren, estarán el domingo en el muro observando el devenir del Gran Premio de Abu Dhabi con una calculadora en la mano comprobando quién es el virtual campeón con cada movimiento en carrera.

Este es, sin duda, uno de los finales más apretados de la historia de la Fórmula 1. Más allá de los puntos entre los candidatos, nunca en 60 años de historia de la competición había habido cuatro pilotos luchando por el título en la última carrera del año. Los tres contendientes que hubo en 1950, 1956, 1959, 1964, 1968, 1974, 1981, 1983, 1986 y 2007 habían marcado el tope hasta ahora, pero Alonso, Webber, Vettel y Hamilton han marcado un hito histórico. Un récord al que podría haberse sumado Jenson Button de no ser por sus dos malos resultados en Corea y Brasil.

Fernando Alonso, líder con 8 puntos de ventaja sobre Webber, es el piloto que mejores opciones tiene para proclamarse tricampeón del mundo, poniendo su nombre junto con el de ‘grandes’ de la categoría como Ayrton Senna, Nelson Piquet, Niki Lauda, Jackie Stewart o Jack Brabham. Es más, también le serviría para ganarse un lugar en el Olimpo de Ferrari junto con pilotos de la talla de Juan Manuel Fangio, Jody Scheckter o Kimi Raikkonen, hasta ahora los únicos pilotos que han ganado el Mundial en su primer año con la Scuderia.

Pero el asturiano no lo tendrá fácil. Sus rivales no son mancos, y además el punto fuerte de los Red Bull es el débil del Ferrari: la calificación. Con catorce (de dieciocho) poles en su haber, todo hace presuponer que el RB6 volverá a alzarse con la mejor posición para la salida del domingo. Eso sí, a favor del asturiano, además de ser el mejor piloto de la segunda parte de la temporada, hay varios detalles: la fiabilidad y el ritmo de carrera, donde a priori la Scuderia va por delante.

Pese a todo, en la última carrera todo puede pasar. Ninguno de los cuatro candidatos llega con un motor a estrenar, aunque si bien es cierto que en este capítulo Alonso puede llegar un poco más justo, al haberse pasado las últimas carreras tratando con sumo cuidado sus propulsores y evitar que uno le deje tirado ahora que el Mundial acaba.

Sin embargo, desde que terminó el Gran Premio de Brasil y Vettel no cedió la victoria a su compañero Webber (que hubiera dejado al australiano a un punto de Alonso en vez de los actuales ocho), el debate se ha situado entre si habrá o no órdenes de equipo en Red Bull para facilitar el triunfo final del australiano. Un debate en el que se ha presupuesto que el equipo austríaco logrará el doblete, casi sin tener en cuenta que hay otros pilotos (Alonso y Hamilton, principalmente) que podrían lograr la victoria en Yas Marina. El caso del británico es curioso: el año pasado (la temporada de Brawn GP y Red Bull) logró la pole y lideraba la carrera hasta que unos problemas en los frenos le dejaron en el dique seco. Un año después, el paddock parece acordarse del doblete que, entonces, firmaron Vettel y Webber.

Hasta la vista, Bridgestone

Y, como quien no quiere la cosa y pasando prácticamente desapercibido, Bridgestone se despide de la Fórmula 1. Después de 242 Grandes Premios, 175 victorias, 168 poles y 11 títulos de pilotos y constructores, los neumáticos japoneses dicen adiós a la Fórmula 1. Tras 14 temporadas en la máxima categoría del automovilismo, las tres últimas como suministrador único, Bridgestone cierra una etapa en el Circuito de Yas Marina llevando una opción menos conservadora que la de hace un año. Entonces eligieron los compuestos blandos y medios, pero esta vez han preferido los superblandos y medios.

Con esta elección habrá una degradación mayor, sobre todo con los primeros, aunque a su favor jugará la hora en que tendrá lugar la carrera. Al atardecer, con una temperatura menor que a mediodía o primera hora de la tarde, los neumáticos sufrirán una menor degradación.

El tiempo, con pocas sorpresas

A principios de la semana llovió en Abu Dhabi. Sin duda, algo poco habitual en esta parte del planeta, y con el final del Mundial de Fórmula 1 por delante sólo hacía que añadir un poco más de emoción. Sin embargo, sólo fue un espejismo ya que salvo milagro la lluvia no hará acto de presencia este fin de semana. Durante los tres días se esperan temperaturas entre los 23º y los 32ºC, con 0% probabilidades de lluvia.

Especial GP Abu Dhabi 2010

MotorOK | 12 de noviembre de 2010 | 7:15 am

Que corra como el sabe y se olvide de todo lo demas

[Contesta a este comentario]

Déjanos tu comentario