El lado malo de conducir un descapotable

(Novedades – Coches) Estaremos de acuerdo en que para cualquiera verse a los mandos de un coche descapotable ‘mola’. Desde siempre, llevar un automóvil sin techo ha sido símbolo de libertad, de conducción salvaje, incluso de ‘glamour’. Las películas americanas, con dandys montándose de un salto sin abrir la puerta y de rubias con la melena al viento, han contribuido a esa fama de los descapotables. Pero, como suele ocurrir, no es oro todo lo que reluce…

(Novedades – Coches) Conducir un auto de ese tipo suscita, de entrada, dos preguntas. A) ¿Es cómodo? B) ¿Es saludable? La respuesta a la primera va a gustos, aunque generalmente, apacible, lo que se dice apacible, durante mucho rato seguido, no lo es. En cuanto a la segunda, según un estudio realizado en el Reino Unido, tampoco. Y es que la sección de otorrinolaringología del Hospital Worcestershire Royal ha descubierto que los conductores de vehículos descapotables corren un mayor riesgo que el resto de sufrir problemas de audición.

El experimento se ha llevado a cabo midiendo los niveles de ruido a los que se sometía el oído humano sobre siete coches diferentes a velocidades de 80, 97 y 113 kilómetros/ hora, concluyéndose que los pilotos estaban sometidos en todo momento a combinaciones de ruido (sumando la carretera, el tráfico, el viento…) que iba de 88 a 90 decibelios, con picos de 99. Para que comparemos: una conversación normal ronda los 40 decibelios y un avión despegando los 130.

Philip Michael, uno de los doctores que realizó el experimento, avisa: “La exposición prolongada a sonidos de más de 85 decibelios está reconocida como una causa clara de pérdida de audición permanente. Mientras que los motoristas utilizan protección para los oídos, este estudio resalta que los conductores de coches descapotables tienen el riesgo de padecer una pérdida auditiva inducida por el ruido“, dijo en palabras recogidas por eleconomista.

Entonces, la pregunta es: ¿Qué hago si tengo un descapotable? ¿Lo jubilo? No es necesario. El mismo estudio asegura que simplemente con subir las ventanillas (sin necesidad de poner la capota) ya se consigue una sensible reducción del ruido al que sometemos a nuestros oídos. Aparte, obviamente, está la recomendación que todo médico que se precie debe hacerle a un paciente: “Evite hacer abusar de ello”.

Escrito por Jose Antonio Sojo el 2 noviembre, 2009 | ningún comentario
Etiquetas: , , , Coches

Déjanos tu comentario