El sector del motor, entre los más afectados por el terremoto de Japón

Fábrica de coches

(Novedades – Coches) La información internacional en las últimas semanas está copada por la ola de revoluciones que está sufriendo el mundo árabe, en especial la actual situación de Libia y el terremoto y posterior tsunami que azotó a Japón. Y en ambos casos los sucesos están teniendo incidencia negativa en una industria tan importante a nivel planetario como la del motor, en especial en el caso del país asiático al concentrar en sus fronteras a buena parte de las empresas punteras en la fabricación de coches o motos del mundo.

Las primeras estimaciones de lo que ha supuesto en términos industriales el terremoto del pasado día 11 de Marzo indican que el sector automovilístico ha sido el más castigado en Japón junto con el del lujo, el de los seguros y el de la energía nuclear. Las energías renovables, por el contrario, vuelven a aparecer como una solución alternativa y sostenible a desarrollar para abastecer las necesidades de las ciudades.

Hay que tener en cuenta que tras el seísmo fábricas como Nissan, Toyota o Suzuki tuvieron que reducir su actividad. Después de un desastre natural de tal magnitud, los problemas con los suministros y la logística se multiplicaron, por no hablar del estado de ‘shock’ en que queda un país que ha sufrido, hasta el momento, más de 9.000 pérdidas humanas y que tiene una lista de desaparecidos de cerca de 13.000 habitantes.

Se estima que en los días posteriores al terremoto, de nueve grados en la escala de Richter, la pérdida en la fabricación de automóviles se elevó hasta 37.000 unidades al día. Además, las fábricas japonesas situadas fuera de la isla, por ejemplo en Europa, han tenido problemas con el abastecimiento, pues muchas de las piezas necesarias para la elaboración de automóviles provienen de aquella zona.

La planta de General Motors de Figueruelas, sin ir más lejos, ha tenido que parar esta semana al no haber recibido un componente tecnológico indispensable para realizara su labor. Y en Vigo, el grupo PSA Peugeot-Citroën también ha tenido que interrumpir sus centros fabriles de Madrid y Vigo por el “desabastecimiento de una pieza electrónica de los motores diesel que suministra Hitachi”, según ha informado Expansión.

Todos estos condicionantes y muchos otros que darían para escribir varias noticias han dejado ‘tocado’ el sector automovilístico japonés, provocando retrasos en la producción no solo en España, sino en muchas otras plantas repartidas alrededor del globo. Y luego está el impacto bursátil negativo que está teniendo esta situación, pues hay fabricantes de coches que han llegado a sufrir caídas cercanas al 15%. Pero, para terminar con un punto de optimismo, comentar que la práctica mayoría de expertos no tienen dudas de que la situación, en un mercado tan maduro como el nipón, repuntara a no mucho tardar.

Escrito por Jose Antonio Sojo el 23 marzo, 2011 | ningún comentario
Etiquetas: , , , , Coches

Déjanos tu comentario