El túnel del viento no es sólo para coches…

Esquiadores entrenan en el túnel del viento de Audi

(Novedades – Coches) Setenta y dos centésimas de segundo pueden resultar decisivas para un deportista de élite. Éstas le pueden apartar del tan preciado oro y ‘condenarle’ a la plata, tal y como le sucedió al esquiador austríaco Michael Walchofer (vigente campeón del mundo en la modalidad de descenso) en 2006 en los Juegos Olímpicos de invierno de Turín. Walchofer sin embargo, no quiere que este octubre, en Vancuver, donde tendrán lugar los Juegos Olímpicos invernales este año, le suceda lo mismo y por ello, tanto él como el resto del equipo austríaco han intentado perfeccionar al máximo cualquier detalle referente a su posición y su aerodinámica en el túnel del viento de Audi.

En la indústria automovilística el llamado túnel del viento se utiliza
para estudiar la aerodinámica de los diferentes objetos
que se le
coloquen en su interior. Este túnel está formado por una habitación
con una plataforma giratoria en su centro a la que se fija el objeto y por una pared, situada delante de la plataforma, que está formada por una rejilla por la que
penetra el aire que envía una gigantesca turbina situada detrás.

Ante esto, muchos os preguntaréis que qué relación tendrá un elemento utilizado en la fabricación de automóviles con la mejora del rendimiento de los diferentes deportistas, pero lo cierto es que hay un vínculo más fuerte de lo que la mayoría nos podemos imaginar.

El tunel de viento, en este caso de Audi, pone al alcance de los deportistas un ventilador, de 2’6 megavatios, capaz de simular velociadades de
hasta 300 km/h a un nivel acústico bajísimo
(sólo un poco superior al
del desliz de los esquís por la nieve) que les va de perlas a los
deportistas de cara a mejorar mejorar la aerodinámica y conseguir la postura más adecuada para
ofrecer así la menor resistencia posible al viento.

Por ello, este año, con motivo de la celebración de los Juegos Olímpicos de Invierno en Vancuver el túnel del viento de Audi ha acogido estos días al equipo de esquí austríaco, uno de los más destacados del mundo. Ahora habrá que ver si este entrenamiento tan ‘especial’ tiene resultados y si la unión motor-esquí da sus frutos.

Escrito por Alba Galve el 7 octubre, 2009 | ningún comentario
, Sin categoría

Déjanos tu comentario