GM cierra la planta de Opel en Amberes

Fábrica de producción y montaje de coches.

(Novedades – Coches) Malas noticias para la factoría de Opel en Bélgica. O buenas para la que hay en Zaragoza, según como se mire. El caso es que la comprometida situación de la marca automovilística alemana ha terminado con el cierre de una de sus fábricas. Y por suerte para la de Figueruelas, le ha tocado la china a la de la ciudad flamenca de Amberes.

El presidente y consejero delegado de General Motors, Nick Reilly, convocó ayer por la tarde a los medios de comunicación para dar la noticia. El argumento es que se han visto obligados a cerrar el chiringuito como consecuencia de las nefastas previsiones para 2010, que se cerrará con 1’5 millones de ventas menos que el año pasado y 4 millones menos que en 2007. La solución, según explicaba el delegado, consiste en reducir la producción en un 20 por ciento.

Recordemos que hace apenas unos meses vivimos un culebrón entre la firma teutona y su propietario GM, con el gobierno del país de por medio. El grupo estadounidense se planteaba seriamente la venta de Opel al consorcio entre Magna y el banco ruso Sverbank. Sin embargo, Reilly y los suyos cambiaron de estrategia a última hora y, en contra de todas las previsiones, no vendieron.

Ahora, la última estrategia de «reestructuración» empresarial pasa por el cierre de una de las cadenas de montaje más emblemáticas del continente europeo. Según recoge la agencia informativa EFE, la planta belga se cerrará el próximo junio. Será entonces cuando se pondrá punto y final a un modelo de producción, el de Amberes, que ha funcionado durante más de ochenta años.

Como no podía ser de otra manera, multitud de familias se verán perjudicadas por la decisión del que fue por muchísimo tiempo su lugar de trabajo. Alrededor de unos 2.500 empleados se quedarán en la calle, más el resto del personal que indirectamente se verá influenciado de este fatal desenlace.

La producción del Astra, principal reclamo para la industria belga, correrá ahora a cargo de los coreanos. «Es mucho más barato para nosotros», justificaba el consejero de General Motors.

Escrito por Raul Morillo el 22 enero, 2010 | ningún comentario
, Sin categoría

Déjanos tu comentario