Gran Premio de Canadá: El desafío a los frenos

Circuito Gilles Villeneuve(GP Canada 2007 – Previo) El desgaste de frenos en la pista canadiense es muy alto, todos los equipos usan sistemas mejorados de refrigeración para no quedarse a medio camino. La aerodinámica es otro punto fuerte y la climatología puede jugar un papel destacado.

Detalles del Circuito
El circuito Gilles Villeneuve de Canadá consta de 13 curvas, de las cuales 7 son a la derecha y 6 a la izquierda. Se podría considerar como uno de los circuitos más rápidos del mundial pero también como uno de los más exigentes con los frenos. El desgaste de estos provoca abandonos cada año y en ocasiones han provocado accidentes.

La salida tiene una ligera curvatura a la derecha que los pilotos toman a fondo y se sitúan en la parte derecha de la pista para poder frenar y tomar la primera curva a la izquierda. La mayoría sube el coche al piano y la toman en cuarta a unos 120 km/h. Antes de salir de el ángulo de izquierdas se frena para tomar la curva a la derecha de «Coin Senna» en segunda a 80 km/h. Esta curva es engañosa y se debe tener mucho cuidado al abrir gas. La pista hace un poco de subida en este tramo y es importante acelerar bien para no perder tiempo.

A los pocos metros los pilotos vuelven a frenar para tomar la chicane derecha-izquierda que forman las curvas 3 y 4, se hace en una ligera bajada y se debe evitar el primer piano pero abordar el segundo y evitar acelerar demasiado pronto. Un error en esta curva es prácticamente un accidente asegurado porque el guardarrail acecha el exterior de la curva 4. Aqui es donde Alonso estrelló su Renault el año pasado.

La curva cinco es muy rápida, se toma gas a fondo y se debe salir colocando el coche a la derecha para frenar y tomar la curva seis, de izquierdas en segunda a unos 90 km/h. Antes de salir se acelera para tomar con poco gas la curva siete, a la derecha y también en segunda pero que se abre y se debe acelerar pronto para ganar velocidad en la recta hasta el Puente de la Concordia.

Justo debajo del puente los pilotos frenan para bajar a segunda de nuevo y tomar las curvas 8 y 9 como una chicane. La curva nueve es más rápida que la que le precede y se puede hacer abriendo un poco el gas pero hay que ir con ojo no pisar la zona sucia sino queremos acabar en el muro.

La recta hasta la curva de Esplinge tiene una ligera curvatura a la izquierda pero permite afrontarla con el gas a fonso. Esta es la frenada más fuerte del trazado. Se frena hasta primera velocidad y se toma muy despacio. Es uno de los puntos de adelantamiento más claros de esta pista. Después de superar L’esplinge los pilotos aceleran en la larga recta que conduce a la línea de llegada.

La chicane de entrada a meta es uno de los puntos más famosos del trazado, se frena muy fuerte: de unos 320km/h a 130km/h en unos pocos metros. Los pianos de esta curva es uno de los elementos que más dificultan su trazada. Se acostumbra a abusar en exceso de los pianos al intentar tomar la curva rápido pero se corre el riesgo de salir disparado contra el muro exterior. Durante años han ido chocando grandes campeones del mundo en esta pared, entre ellos Schumacher, Villeneuve y Hill, una larga lista de nombres que aumenta cada año. La salida de la chicane es muy rápida, y muy cerca del muro. Un fallo significa un abandono y los pilotos lo saben. Aún así es importante ser rápido en esta sección porque es aquí donde se gana tiempo.

Escrito por Pablo Gonzalez Martino el 9 junio, 2007 | ningún comentario
, Sin categoría

Déjanos tu comentario