Horner hablará con Webber sobre los comentarios por radio

Christian Horner, jefe de Red Bull, durante el Gran Premio de Gran Bretaña 2010

(Declaraciones – GP G.Bretaña 2010) El ambiente en Red Bull cada vez parece estar más enrarecido entre Mark Webber y el resto del equipo.

En cuanto cruzó la línea de meta como vencedor del Gran Premio de Gran Bretaña, Mark Webber recibió la felicitación por radio de su equipo, que recibió uan respuesta, si más no, sorprendente: “No está mal para un segundo piloto“. Palabras que dolieron en el seno de Red Bull.

Christian Horner, jefe de Red Bull, era uno de los hombres más buscados tras la carrera. El sábado, en la sesión de calificación, decidió dar preferencia a Sebastian Vettel para utilizar el nuevo alerón delantero del RB6, del cual la escudería solo contaba con dos ejemplares uno de los cuales rompió Vettel en la tercera sesión de entrenamientos libres. El motivo era que el alemán iba primero en el Mundial, y terminó llevándose la pole, con una décima de ventaja sobre Webber.

La decisión de Red Bull no gustó para nada a Mark Webber y su equipo de mecánicos. El piloto aussie tenía la sensación de ser el segundo piloto de la escudería (de ahí sus declaraciones post carrera), y Horner, presionado por la prensa señaló que “sencillamente hemos ganado el p*** Gran Premio de Gran Bretaña“.

Horner reveló, poco después, que mantendría una conversación con Webber para aclarar la situación: “Por supuesto que hablaremos de ello y si necesitamos limpiar el aire lo limpiaremos“. Mientras, el australiano, cuestionado por si creía que en Alemania recibiría él un trato de favor, respondió con un “debería ser así”. Y es que en el entorno de Webber, con su padre Alan a la cabeza, empieza a existir una sensación de arrepentimiento de haber firmado la renovación con el equipo si es considerado como el segundo piloto.

Horner, por su parte, negó tal situación: “Mark no ha firmado un contrato como segundo piloto, le hemos dado un coche que le permite estar arriba, ganar Grandes Premios y luchar por el Mundial. Dudo mucho que se vaya”, señaló.

Mientras, Sebastian Vettel exclamba que el poder de Red Bull sólo puede ser finiquitado desde dentro, subrayando que “lo más importante es el ambiente del equipo. Tenemos un coche muy fuerte y lo único que nos puede parar somos nosotros mismos”. Mientras, los últimos rumores hablan de que los problemas entre los pilotos se han trasladado al box, entre los mecánicos de cada uno, ya que a los que trabajan con Webber no les gustó la decisión del equipo sobre el alerón delantero.

En definitiva, parece que las heridas creadas en Turquía con el accidente entre los dos pilotos todavía no se han cerrado por mucha fotografía o comunicados de prensa emita Red Bull. Y todo, jugándose el Mundial contra McLaren y Ferrari, y con el recuerdo de lo que sucedió en 2007 en el equipo de Woking entre Fernando Alonso y Lewis Hamilton. Entonces, los dos luchaban por el título y fue Kimi Raikkonen quien les robó la cartera. Este año la lucha está más abierta.

Déjanos tu comentario