La esperanza ‘rossa’, Rory Byrne

Rory Byrne, en una imagen de 2007, con Ferrari

(Noticias – F1) El sudáfricano habría vuelto a la Fórmula 1 trabajando en el monoplaza de Ferrari para la próxima temporada, siendo uno de los motivos en los que se fundamenta el optimismo ‘rosso’ de cara al 2012.

Llegó Fernando Alonso a Ferrari en 2010 y estuvo a punto de coronarse campeón con un coche que no era ninguna maravilla; en 2011 se ha visto dominado y vapuleado por el Red Bull de Sebastian Vettel y lo máximo a lo que aspira es al subcampeonato; y ahora en Maranello desean que se cumpla aquello de a la tercera va la vencida. No es ningún secreto que en la Scuderia están más centrados en el monoplaza del 2012 que en el actual, pero no desde hace unas semanas como reconoció Pat Fry, sino prácticamente desde mediados de año.

Desde entonces, sólo hace falta consultar la hemeroteca para comprobar que prácticamente todos los miembros del equipo hablan con optimismo sobre la próxima campaña. Algunos, como el jefe de equipo Stefano Domenicali hablan de «una estructura imbatible», otros aseguran que dejarán de ser conservadores prometiendo un coche agresivo, mientras que Fernando Alonso, más dado a la cautela que a la euforia, confía en poder «ganar desde el principio», algo que este año apenas ha podido. Sin embargo, es mucho optimismo sin un gran fundamento, más allá que desde la llegada de Pat Fry al equipo y con el sucesivo gano de peso dentro del equipo técnico la escudería ha ido mejorando.

Es por ello que hay que buscar otros motivos en los que se cimente el futuro exitoso del equipo y, como en el mismo paddock se asegura por mucho que desde Ferrari desmientan la noticia, éste podría ser el regreso de Rory Byrne, que no es otro que el hombre que diseñó los coches con los que Michael Schumacher ganó sus siete mundiales, además de ganar el Mundial de Constructores de 1999.

Oficialmente el monoplaza que sustituirá al 150º Italia lo ha diseñado el griego Nikolas Tombazis, pero Byrne ha estado detrás suyo, aportando su grano de arena al que fue su equipo hasta que 2006, si bien luego siguió como consultor externo hasta que a principios de 2009 se desvinculó completamente del equipo. Ahora regresará a Maranello, donde lo reciben con los brazos abiertos pensando en un futuro lleno de éxitos.

Y, para ello, en Ferrari -como en el resto de equipos- están aprovechando las sesiones de entrenamientos libres para probar cosas de cara al futuro, como los frenos, el sistema de salidas, los alerones,… Teniendo en cuenta que para 2012 no habrá grandes cambios en la normativa -se espera al 2013 para una renacida reglamentación- la base actual es propicia para probar elementos pensando en el futuro. El ingenio que firmó los últimos grandes éxitos de Ferrari ha vuelto a Maranello y, con ello, el optimismo. Ahora toca cerrar el 2011 de la mejor manera posible deseando que llegue cuanto antes el próximo curso.

Escrito por Borja Igual el 27 septiembre, 2011 | ningún comentario
, Sin categoría

Déjanos tu comentario