Las cabinas cerradas podrían ser una realidad

Michael Schumacher y Fernando Alonso durante el GP Malasia 2011

(Noticias – F1) La FIA ha completado ahora sus primeras investigaciones sobre el tema y no sería de extrañar ver dentro de un tiempo un monoplaza con un sistema de protección similar al de los aviones caza de guerra.

El Instituto FIA para la Seguridad de Vehículos Deporte y Sostenibilidad busca mejorar día tras día la seguridad de los pilotos de la Fórmula 1 y por ello ahora, ha puesto una vez más sobre la mesa el debate sobre si es necesario proteger a los pilotos con una cabina cerrada.

Según se hace eco el diario Marca, este debate se ha vuelto a reabrir a raíz de que la FIA ha completado sus primeras investigaciones sobre el tema y en un principio, el organismo habría tomado la determinación de incorporar las cabinas cerradas a los monoplazas, aunque no en breves, sino dentro de unos cuantos años. Con esta medida, la FIA buscaría evitar accidentes como el de Felipe Massa en Hungría 2009, como el que causó la muerte de Henry Surtees en la F2 el mismo año o como el del mítico Ayrton Senna en 1994.

De momento, el sistema, que es muy similar al de los aviones caza de guerra, ha pasado todas las pruebas, y la cabina de los pilotos estaría formada por una burbuja de policarbonato, que ha sido capaz de aguantar el impacto de una rueda de F1 a 225 km/h con una deformación mínima. El siguiente paso ahora será estudiar temas como la visibilidad y, sobre todo, el proceso de extracción del piloto en caso de accidente.

Sin embargo, y a pesar de que la medida se tomaría en pro de la seguridad, la posible aplicación de la cabina cerrada en los monoplazas cuenta con más detractores que admiradores. Así, por un lado, Nico Rosberg, piloto de Mercedes GP, ha sido el único que ha valorado positivamente la posibilidad de introducir la cúpula en los coches: «Suena bien. Cualquier cosa que incremente la seguridad es un paso adelante».

Por el otro, la mayoría ex pilotos, apelan al tradicionalismo. Así, Nigel Mansell, campeón en 1993, ha dejado claro que no le gustaría ver «esto» en la Fórmula 1 y Marc Surer ha hecho lo mismo, dejando, en este caso, volar su imaginación: «Haría mucho calor y entonces el siguiente problema sería instalar un aire acondicionado. Imaginad qué pasaría si el KERS fallara y los gases entraran en el cockpit».

Así las cosas, de momento, todo parece estar en el aire. Veremos que posiciones toma de aquí en adelante la FIA.

Escrito por Alba Galve el 20 julio, 2011 | 1 comentario
, Sin categoría

Kaylin | 30 de agosto de 2011 | 9:17 am

Lerannig a ton from these neat articles.

[Contesta a este comentario]

Déjanos tu comentario