Límite a la matriculación en Pekín para evitar atascos y contaminación

Atasco en China

(Novedades – Coches) La situación en Pekín en matería de circulación no es envidiable. Con 23 millones de habitantes y siendo la capital del país referencia en venta de automóviles, uno se puede hacer a la idea de que los atascos están a la orden del día en un país que cuenta con el recuerdo de haber vivido, este mismo año, un atasco de once días de duración. Una situación que las autoridades quieren evitar, y aunque llevan tomando medidas desde hace años, la que entrará en vigor el próximo 1 de enero de 2011 es quizás más llamativa, ya que han decidido que, a partir de ahora, sólo se matricularán 240.000 coches al año, una tercera parte del número total de matriculaciones que han habido este 2010. Y el resparto se hará por sorteo.

Eso sí, las autoridades de Pekín reconocen que estas medidas no son las que necesita la capital para reducir la contaminación o los numerosos atascos, pero consideran que al menos ralentizarán que la situación empeore en la ciudad que, junto con México DF, está considerada por la asociación International Business Machines como la ciudad del mundo con peor tráfico.

Ya en 2008 el Gobierno aprobó un decreto según el cual, y dependiendo de la terminación de la matrícula, se prohíbe la circulación del vehículo un día a la semana. Un año después regularon los horarios de los más de 800.000 funcionarios que trabajan en la ciudad para evitar crear más atascos, teniendo en cuenta que en el centro de la ciudad está prohibido la constucción de nuevas carreteras al tratarse de un centro histórico y por la existencia de leyes de conservación del patrimonio. Con la nueva medida se pretende evitar que el número de coches en Pekín siga en aumento y se llegue a la cifra que, según estudios municipales, podría llegar en 2015 a los 7 millones de vehículos, superando los estimados 6,7 millones de coches que puede soportar la red viaria de la ciudad.

Sin embargo, esta medida ha tenido dos consecuencias: Una, una importante caída de los fabricantes chinos, a los que se ha unido la surcoreana Hyundai, sin duda un golpe que la economía global actual espera no acusar; y dos, el aumento de las ventas, ya que son muchos los ciudadanos que corren para hacerse con un automóvil antes de que entre en vigor la nueva normativa y se jueguen la matriculación en un sorteo en el que en un régimen político como el chino las sospechas sobre el mismo pocas no serían. Sin embargo, esta avalancha podría dejar sin stock a varios concesionarios durante unos meses.

Lo

Escrito por Borja Igual el 29 diciembre, 2010 | ningún comentario
Etiquetas: , , , , Coches

Déjanos tu comentario