María de Villota cumple «un sueño» y quiere «más»

María de Villota ante el R29, con el que rodó en Paul Ricard, test F1 2011

(Declaraciones – F1) La piloto madrileña, primera mujer española en ponerse a los mandos de un monoplaza de Fórmula 1, ya tiene en mente futuros objetivos y espera poder entrar en el ‘Gran Circo’.

María de Villota está viviendo un mes de agosto único, especial. La piloto de 31 años se convirtió en la primera mujer española en pilotar un Fórmula 1 al rodar con el Renault R29 en Paul Ricard en unos tests privados que tuvieron lugar a principios de mes. Un primer paso para la madrileña, que como un niño con zapatos nuevos no oculta la satisfacción por haber cumplido «un sueño», aunque afirma que espera que no sea un solitario paso, sino el inicio de un camino que tiene por delante.

La hija del ex piloto de Fórmula 1 asegura en una entrevista al diario Marca que «el sueño de cualquier piloto es tener esta oportunidad, y más probar con un equipo como Renault». «Llegó mi oportunidad y estoy muy feliz. Ha sido un sueño hecho realidad y más porque las cosas fueron genial», prosigue la piloto de 31 años, que explicó que a pesar de no ser muy sencillo el volante, como todas las otras grandes diferencias entre un monoplaza de F1 y los que había pilotado hasta ahora, «cuando algo te gusta no tardas en aprenderlo».

De Villota recuerda que un día «me llamaron de Renault» y «todo fue muy rápido, apenas tuve tiempo para pensarlo«. «Físicamente, como corría con la Superleague, estaba a tope. En Renault nos dijeron de hacer en Paul Ricard un test de 300 kilómetros en el que querían probar mis condiciones. Y fui un par de días a Enstone a pasar unas pruebas físicas y a hacerme el asiento», prosigue la madrileña, que en la fábrica del equipo pasó «pruebas de todo tipo para ver mi estado de salud, d2sde análisis de sangre y capacidad pulmonar hasta pruebas de fuerza y cardiovasculares», todos con positivos resultados gracias a su buena preparación física.

Y ahora más. El test ya es pasado y De Villota piensa en cotas mayores y afirma que «ahora que el test ha ido bien, ya quiero más». No se esconde, y desearía ser la mujer que Bernie Ecclestone vea en la parrilla próximamente. El dirigente británico no ha ocultado nunca que le gustaría ver una mujer piloto, y la madrileña espera ser ella. De momento Ecclestone «ha estado siguiendo todo», vía el «contacto directo» entre él y el mánager de la piloto madrileña de 31 años, «más convencida que nunca de mis posibilidades de estar ahí» y consciente que es ahora está «más cerca» que nunca de la Fórmula 1.

«La verdad es que lo que estamos mirando ahora es dejar huella y hacer los deberes bien. Física y deportivamente estoy en mi mejor momento, con el test hemos demostrado que estamos en condiciones», prosigue De Villota, que no cree que este movimiento sea una estrategia mercantil aprovechándose del hecho de ser mujer. «Por un lado, yo soy mujer y soy consciente del valor diferencial que tengo pero cada deportista tiene que jugar sus cartas«. «Yo sé cuáles son mis cartas y sé que a nivel deportivo esto se tiene que sostener. Pero esto no es una farol de una chica que acaba de aparecer, llevo toda la vida en esto. He sido subcampeona de España de Fórmula», añade la madrileña, recordando que «en este deporte el crono es el que manda, el crono es el que ha mandado en el test de Paul Ricard. Todo eso junto, encaja. Si no hubiera tenido el valor deportivo no estaría corriendo, estaría fuera. Tengo esa carta pero estoy demostrando lo demás».

Sobre la jornada de pruebas que vivió en Paul Ricard, De Villota señala que «desde el minuto uno que empezó este sueño, viví unos días brutales». «El equipo estuvo tan abierto conmigo y fue todo paso a paso, muy natural», recuerda. «No era llegar de repente y a ver qué pasaba. Me familiaricé con el volante y a partir de ahí me dejaron tirar. El ingeniero jefe me daba coordenadas por radio, pero en ningún momento me encontré atascada o en el límite. Lo que pasa es que con un F1 es impresionante ver hasta dónde puedes llegar y sus prestaciones», prosigue la piloto, que subrayó la frenada como «lo más brutal».

En cuanto a los resultados obtenidos, y al señalarle que Eric Boullier, jefe de equipo, afirmó que no había cometido ni un error «en todo el día», María de Villota revela que «ni yo sabía qué iba a hacer ni nadie se esperaba cuál iba a ser mi potencial». «Desde que empecé a entrenar supe que debía hacer caso al equipo, todo fue saliendo bien y ellos quedaron muy encantados. Superamos las expectativas y yo misma superé las mías; la química con el equipo se respiraba tanda a tanda«, añade. «Nuestra relación con Renault es muy buena y ellos nos han dado esta oportunidad. Yo tengo la determinación de estar en la F1 y estamos dando los pasos. Vamos a ver qué pasa en el futuro«, concluye.

Escrito por Borja Igual el 22 agosto, 2011 | 1 comentario
Etiquetas: , , , , , Fórmula 1, Motor

Morrie | 13 de octubre de 2011 | 7:56 pm

I will be ptunitg this dazzling insight to good use in no time.

[Contesta a este comentario]

Déjanos tu comentario