Mosley sugiere una licencia para técnicos

Flavio Briatore y Max Mosley, en una imagen de archivo

(Noticias – F1) Al ex presidente de la FIA poco le ha gustado la resolución del ‘caso Briatore’, a quien ha atacado con dureza.

Si hay alguna persona a la que no le ha gustado nada la decisión del Tribunal de Gran Instancia de París al retirar la sanción vitalicia que la FIA impuso a Flavio Briatore no es otra que Max Mosley, ex presidente de la Federación Internacional y cuya relación con el magnate italiano nunca ha sido buena desde que en 1994 la FIA excluyera a Michael Schumacher (entonces en Benetton, donde también estaba Briatore) en el GP de Bélgica. Además, cabe recordar que Mosley presidía el Consejo Mundial del Motor que impuso la sanción a Briatore. Por este motivo, en una entrevista al diario The Times, Mosley ataca duramente al ex jefe de Renault, además de sugerir a la FIA tomar cartas en el asunto y evitar que el italiano vuelva a la Fórmula 1.

«La FIA podría conseguir fácilmente la facultad para excluir de cualquier actividad deportiva en el deporte del motor a cualquier persona que haya actuado en contra de las normas básicas del deporte o haya hecho algo peligroso», asegura Mosley, que podría hacer referencia a lo que desde hace años sucede en la Nascar americana: directores de equipo y mecánicos necesitan una licencia. Estos pueden ser sancionados por cualquier sanción, donde se incluirían casos como el crashgate, e incluso deben pasar controles antidopping. Sin duda, sería una medida con la que se podría haber evitado la actual situación, ya que estaría dentro de la normativa del deporte y la justicia ordinaria poco podría hacer, mientras que ahora la FIA debe apelar a la sentencia del Tribunal para mantener alejado a Briatore de la F1.

«La idea de que éste es el fin del caso, con toda la mierda que ha aparecido, y de que Briatore se quedará sin castigo, es ficción, no pasará. Si no podemos sancionar a alguien por haber hecho lo que hicieron Briatore y Symonds, los própositos y bases de la FIA están siendo cuestionados porque lo que hicieron atenta contra la seguridad, la limpieza y todos los fundamentos de nuestra actividad. Es impensable que ahora digamos ‘Oh, está todo bien’«, asegura Mosley, quien cree que la actual situación «es el fin de la credibilidad de la F1. No hay ejemplo más claro de lo que es hacer trampas. Fue deshonesto deportivamente y también puso vidas en peligro».

Las declaraciones de Mosley se pueden tomar como un augurio de lo que puede suceder en el mundo del motor si la FIA decide seguir la pauta marcada por el ex presidente, al que se le escapa su odio hacia Briatore al señalarlo prácticamente como único culpable de lo sucedido en el Gran Premio de Singapur de 2008 y excluyendo a Pat Symonds: «Estoy seguro de que Symonds no hubiera hecho nada sin el consentimiento de Briatore«.

Flavio Briatore, quien aseguró no tener prisa por volver a la F1, afirmó también que está estudiando demandar a la familia Piquet, quienes han recibido el apoyo de Mosley para contraatacar: «Espero que haya una contrademanda que le haga llorar«. Más claro, el agua.

Escrito por Borja Igual el 8 enero, 2010 | ningún comentario
Etiquetas: , , , , , , , , Fórmula 1

Déjanos tu comentario