Nieto: «El médico me dijo que había estado un minuto muerto»

Fonsi Nieto, durante el GP de Indianápolis, 2010

(Declaraciones – Moto2) El piloto madrileño de 31 años vivió una experiencia terrible en el Methodist Hospital de Indianápolis, donde sufrió una parada respiratoria. Ahora sólo piensa en recuperarse de las lesiones y volver a la pista.

Susto mayúsuculo el que vivió Fonsi Nieto el domingo por la noche en el Methodist Hospital de Indianápolis, al que llegó después de sufrir una dura caída durante el GP de Indianápolis que le provocó una doble fractura del astrágalo y del calcáneo de su tobillo izquierdo. Sin embargo, lo peor vino cuando tuvo una reacción adversa al incremento de la dosis de Valium para calmar los dolores de sus fracturas en el calcáneo y en el astrágalo y sufrió una parada respiratoria que lo acercaron peligrosamente a la muerte.

El piloto, en una entrevista al diario As, asegura que no se dio cuenta de lo que le ocurrió. «Los que peor lo pasaron fueron los que estaban aquí conmigo», señala Nieto. «Recuerdo que tenía un dolor insoportable, que me metieron un pinchazo de no sé qué y que me quedé dormido mirando la jeringuilla cuando iba por la mitad. Fue como en las películas, y lo primero que recuerdo es gente gritando en inglés, muy fuerte, mientras yo estaba con los ojos cerrados«, explica el piloto, que su recuerdo posterior a los gritos «fue un ruido muy fuerte, los soplidos de la máquina de reanimación con oxígeno. Y luego, nubes blancas antes de abrir los ojos y gente gritando alrededor. Me quité la máscara con las manos y ya vi como a treinta médicos con tal cara de felicidad que parecía que les había tocado la lotería. Estaba tiritando y sudando como si me hubieran tirado a una piscina, rodeado de papeles de jeringuilla por encima y me di cuenta de que había pasado algo gordo, muy gordo…», añade el piloto.

«Yo he tenido muchas operaciones y anestesias, pero nunca ha sido ni parecido a cómo me dormí el domingo», explica Nieto, que recuerda que al despertar empezó a gritar por su primo Pablo, que estaba con él. «Vino llorando y me dijo que estaba vivo de milagro. El médico me dijo lo mismo, que había estado un minuto muerto«, asegura el madrileño, de 31 años, que reconoce estar «mal». «Es un disgusto grande porque tenía bastante ilusión puesta en las siguientes carreras y a ningún piloto le apetece hacerse daño», subraya. «Es la vez que más daño me he hecho, pero mi cabeza ya está pensando en recuperarme cuanto antes y volver a la pista, que es donde tengo que estar porque me ha costado mucho llegar hasta aquí y no voy a tirar la toalla», añade Fonsi Nieto, sobrino del gran Ángel Nieto.

De su lesión en el pie explica que «el astrágalo está roto por seis partes y el calcáneo por otras seis, en el pie izquierdo. Me han dicho que es de los huesos más dolorosos que hay». Recuerda que cuando se cayó «pensé que me había reventado la pierna, porque jamás en mi vida había sentido tanto dolor. Las placas y los tornillos que llevo de otra caída de 2001 no sé si me han ayudado o me han perjudicado, pero lo que está claro es que me he destrozado el pie y tengo para largo. Pero, si tengo que trabajar día y noche, lo haré, porque mi sitio está en la parrilla«. Ahora, Nieto afronta una período largo, «cuatro meses mínimo y tres para apoyar el pie», expclia el piloto, que como objetivo se ha marcado «volver a subir al podio que es donde tengo que estar y donde creo que he demostrado que puedo estar».

Déjanos tu comentario