Schumacher, con ganas de correr en Spa

Michael Schumacher, durante el GP de Hungría 2010

(Declaraciones – GP Bélgica 2010) El piloto alemán regresa a la pista que le vió debutar y donde logró su primera victoria en la Fórmula 1.

El Gran Premio de Bélgica es una carrera especial para Michael Schumacher. No sólo por haberlo ganado en seis ocasiones (1992, 1995, 1996, 1997, 2001, 2002), ya que repitió victoria con mayor frecuencia en los GP de Francia (8 triunfos), San Marino y Canadá (7 veces cada uno). Sin embargo, más allá de los otros tres segundos puestos que atesora en Spa, el trazado de las Ardenas fue donde el 25 de agosto de 1991 debutó a los mandos de un Jordan, siendo además el Gran Premio que estrenaba su casillero la temporada siguiente, ya con el equipo Benetton. Después llegarían otras 90 victorias más que dejarían al Káiser como el hombre con más triunfos en la F1.

De ahí que el hoy piloto de Mercedes GP reconozca que “Spa ha sido siempre mi circuito favorito, por eso estoy deseando volver a competir en él”, asegura en unas declaraciones facilitadas por su escudería. El piloto, cuya última participación en Spa data del 2005, reconoce que no espera un buen resultado ya que deberá cumplir con la sanción de diez puestos en la parrilla de salida impuesta tras su incidente con Rubens Barrichello en el pasado GP de Hungría. “Obviamente, nuestro fin de semana va a estar lastrado por la penalización y es difícil que podamos esperar grandes cosas“, señaló.

Eso sí el piloto, que culpabiliza al monoplaza por su bajo rendimiento, aprovechará la cita en el Circuito de Spa para conocer mejor al monoplaza: “Cada kilómetro de carrera es importante y bienvenido porque nos permitirá aprender muchas cosas sobre nuestro coche. Intentaré sacar el mayor partido posible al fin de semana“, concluyó.

Por su parte, su compañero de equipo Nico Rosberg llega a Bélgica con las ganas de olvidar lo ocurrido en Hungría, cuando un error en el pitstop le obligó a abandonar tras perder una rueda del monoplaza antes de abandonar el pitlane. El piloto alemán, que en sus anteriores participaciones en Bélgica atesora un sexto, un octavo y un duodécimo puesto, considera el trazado como uno de sus favoritos.

“Ha sido agradable tener un corto parón, pero será bueno volver a competir otra vez el próximo fin de semana”, explica Rosberg. “Spa es definitivamente uno de mis circuitos favoritos y es uno de los más desafiantes donde yo he corrido. La vuelta es a alta velocidad con grandes curvas, incluyendo Eau Rouge por supuesto, y es un gran lugar donde conducir un coche de Fórmula 1“, añade el piloto de 25 años. “La última carrera en Hungría fue difícil para nosotros pero sé que en la fábrica todos han estado trabajando duramente desde el cierre y esperamos tener un mejor fin de semana en Spa“, concluye.

Déjanos tu comentario