Un robo ‘made in Hollywood’

Uno de los Ferrari robados en Madrid y encontrados en un contenedor de Nápoles

(Novedades – Coches) Sin duda es un hecho en el que podría basarse cualquier argumento de una película. Unos ladrones, dos coches de alta gama (dos Ferrari, para más inri, un 458 Italia y un 599 Fiorano) y una historia que discurre en tres países que se solucionó como si se tratara de un guión propio de Hollywood.

Todo arranca en Madrid, cuando una compañía de alquiler de coches de alta gama empieza a notar la ausencia de dos de sus coches, comenzando a sospechar que ni el Ferrari 458 Italia ni el 599 Fiorano regresarán, ya que se había sobrepasado el plazo de entrega del alquiler. En muy poco se equivocan en la empresa, ya que los coches estaban a punto de tomar el camino Nápoles-Japón en barco.

Y es que los ladrones habían decidido alquilar los dos coches con el objetivo de viajar hasta Italia, pensando en el robo, en vez de alquilarlos con el fin de disfrutar de la conducción de un coche de alta gama. La idea era sencilla: conducir hasta Nápoles, donde introducirían ambos coches en un contenedor desde donde viajarían hasta Japón, es de suponer que para iniciar su venta en el país nipón.

Mientras, en Madrid, la compañía de alquiler decide ir en búsqueda de los dos Ferraris, entrando en escena Detector, una compañía que ofrece un servicio de localización de vehículos que recibe el mismo nombre. Este sistema, de escucha por radio, tiene una mejora a diferencia de los sistemas por GPS: permite la localización de un coche aunque este se encuentre en un contenedor. Según el modelo, este sistema, de un tamaño similar al de un paquete de tabaco, se encuentra oculto en el coche en diferentes lugares dependiendo del modelo, lo que dificulta que los ladrones lo encuentren y lo saquen.

La compañía Detector, que funciona en 33 países, alertó a las fuerzas de seguridad de Italia, que al llegar al contenedor no sólo se encuentran los dos Ferraris sino también un Porsche Panamera y un Mercedes SLS AMG. En otras palabras, cuatro coches muuuy baratos. Estos dos coches contaban con un sistema de localización, pero por GPS, y al estar dentro del contenedor se mostraban ‘invisibles’ en su búsqueda.

Sin duda, una historia con final feliz que, como decíamos, bien podría inspirar un guión cinematrográfico.

Escrito por Borja Igual el 19 enero, 2011 | ningún comentario
, Sin categoría

Déjanos tu comentario