Vettel quiere seguir el camino de Raikkonen

Vettel se impuso como una apisonadora en Suzuka

(Análisis – GP Japón 2009) El piloto de Red Bull ha visto aumentadas sus opciones al título tras su victoria en el técnico circuito de Suzuka. Y tiene antecedentes para confiar en su suerte.

El Gran Premio de Japón arrancaba con ganas de hacer ruido desde su inicio, con un viernes lluvioso que obligaba a aplazar todo el trabajo de tres horas a una única sesión de una hora. Sin duda, una carta de presentación que vaticinaba un buen fin de semana, augurio que proseguía tras la loca y accidentada sesión de calificación. Sin embargo, la carrera discurrió algo aburrida, con pocos adelantamientos aunque, eso sí, con un RB5 espléndido sobre la pista, un monoplaza que empequeñeció al resto de coches: el de Sebastian Vettel, que se ha acercado peligrosamente al trono de Jenson Button tras vencer en Japón.

Un trono que, por otro lado, poco se ha dedicado a defender desde que el Circo dejó Estambul. Un segundo puesto en Monza es a lo máximo que llegó tras vencer como una apisonadora en seis de las siete primeras carreras, consiguiendo un colchón que se ha ido desvaneciendo. Su compañero de equipo, Rubens Barrichello, siempre ha estado al acecho (algo lógico, el BGP001 era el mejor coche en el arranque de temporada), pero hasta ahora no le ha supuesto un grave problema. Sin embargo, por detrás llega Sebastian Vettel, queriendo emular a Kimi Raikkonen.

El camino de Iceman
En 2007 el piloto finlandés de Ferrari logró el título de campeón del mundo cuando las apuestas contaban poco con él. Tras el GP de Japón y a falta de dos pruebas estaba a 17 puntos de Lewis Hamilton, entonces líder del campeonato. Dos carreras más tarde, Raikkonen había ganado 18 puntos al británico y conquistaba el campeonato. Pese a que las comparaciones son odiosas, Sebastian Vettel, a falta de dos carreras, se encuentra a 16 puntos de Jenson Button. Un punto más cerca del líder de lo que estaba entonces Raikkonen…

El camino, pues, lo tiene marcado: Vettel debe ganar en Brasil y Abu Dhabi, las dos últimas carreras de la temporada, lo mismo que hizo Raikkonen. Ganar y esperar. Hace dos años el Ferrari tenía la ventaja que en McLaren se había instalado la guerra Hamilton-Alonso y el entonces piloto debutante cometió un error de principiante en Shanghai e Interlagos.

Vettel no lo tiene tan fácil. Públicamente, no hay conocimientos de que exista una guerra civil en el box de BrawnGP, aunque los ingenieros de los dos pilotos han tenido sus más y sus menos en las últimas carreras. Es cierto que si bien el RB5 ha sufrido algún abandono, el BGP001 tan sólo cuenta con la retirada de Rubinho en Turquía, por lo que la fiabilidad del monoplaza de BrawnGP es altísima. Aunque un mal día lo puede tener cualquiera…

Siguiendo las comparaciones antes establecidas, Vettel no tiene otra alternativa: ganar y esperar que Button no termine ni segundo ni tercero en Brasil, ya que sino el británico sería campeón matemáticamente. Además, para llegar a Abu Dabhi con opciones al título tiene que sumar siete puntos más que Jenson Button. Por su parte, Barrichello tiene el mismo objetivo que el piloto alemán. Ganar y esperar que su compañero de equipo se quede fuera del podio.

Ayuda externa
Sin duda, el papel que tengan en Brasil y Abu Dabhi pilotos como Lewis Hamilton, Kimi Raikkonen o Mark Webber pueden decantar la balanza en uno u otro lado. El aussie, si su coche se lo permite (no puntúa desde Hungría), debería ayudar a su compañero de equipo en la lucha por el título, ayudándole en la victoria o en tapar a sus rivales, pero nunca siendo un adversario por la victoria en Interlagos o Abu Dabhi.

Caso distinto el de Hamilton y Raikkonen, que luchan por el quinto puesto en el Mundial y el tercer puesto de sus respectivos equipos, habida cuenta que ni Heikki Kovalainen ni Giancarlo Fisichella parecen estar dispuestos a ello. Ni el británico ni el finlandés tienen nada a perder, por lo que lo darán todo en cada carrera y cogiendo números como posibles jueces de la competición.

Mientras, Fernando Alonso verá pasar los días desde el box de Renault esperando su futuro en Maranello. El R29 no evoluciona desde hace varias carreras, y no lo hará en lo que queda de temporada. Luchará por los puntos, pero repetir resultado como en Singapur se antoja más que difícil. Por su parte, Jaime Alguersuari seguirá con su particular entrenamiento de cara al 2010. Va quemando etapas: en Japón se metió en la Q2 y si no hubiera sido por el «inexplicable» accidente habría logrado su mejor resultado en la Fórmula 1. Paso a paso, sin prisas. Pero sin pausa.

Déjanos tu comentario